¿Las gafas AR reemplazarán a los teléfonos inteligentes? parece que si

Las realidades alternativas han dominado históricamente la realidad y la ficción. Desde el uso de realidades aumentadas y virtuales en el entrenamiento de combate aéreo hasta historias de ciencia ficción y cuentos novelescos de mirar dentro de una bola de cristal, estas realidades sustitutas a menudo han ayudado a la humanidad a operar mejor o hacer frente a las duras verdades del mundo real.

Avanzando hacia el futuro, podemos ver realidad virtual (RV) y realidad aumentada (AR) las tecnologías se vuelven comunes en nuestra vida diaria. Se espera que el mercado combinado de auriculares AR y VR crecer diez veces desde 2021 hasta 2028, y para el futuro por venir, AR podría potencialmente reemplazar ese dispositivo del que nuestras vidas dependen tanto: nuestros teléfonos inteligentes.

Mujer con gafas de realidad aumentada revisando su tableta digital.
Qi Yang/imágenes falsas

Es cierto que el futuro de Internet, y cómo envuelve nuestras vidas, no avanzará en línea recta. Pero el asombroso uso excesivo de palabras de moda (como el metaverso) refleja la creciente intriga que rodea a las experiencias inmersivas. Mirar pantallas ya no nos mueve como antes, y ahora queremos disfrutar y percibir nuestro entorno a través de la extensión de la realidad. Las tecnologías como AR y VR pueden satisfacer este deseo de aumentar nuestra realidad existente o escapar a una más reconfortante.

Por qué AR (y no VR) es el mejor reemplazo de teléfono inteligente

Aunque tanto AR como VR manipulan nuestra visión y psique de manera similar, las experiencias de realidad virtual son mucho más inmersivas y nos llevan a un reino completamente nuevo. Esta exposición puede ser estimulante al principio, pero eventualmente puede volverse alienante a medida que nos desconecta del mundo real. Además, debido a que las experiencias de realidad virtual excluyen por completo nuestra realidad actual, por lo tanto confundiendo nuestros sentidospueden causar náuseas si se usan durante períodos prolongados.

Mientras tanto, la realidad aumentada une la desconexión entre la realidad y una experiencia de realidad virtual continua. Como sugiere el nombre, la realidad aumentada solo complementa nuestra experiencia con el mundo real a través de información adicional que puede no estar disponible. Esto enriquece nuestra imaginación sin alejarnos de la realidad en la que existimos y vivimos.

píxel 2

Ya podemos usar nuestros teléfonos inteligentes o tabletas para sondear nuestro entorno. Por ejemplo, podemos apuntar la cámara de nuestro teléfono inteligente a menús de comida o señales de tráfico en idiomas extranjeros para traducirlos utilizando aplicaciones como Google Lens. También podemos conocer los edificios y calles de los alrededores, u obtener navegación paso a paso con Google Maps o Apple Maps.

Aunque la realidad virtual puede ser igualmente entretenida, útil o impresionante como la realidad aumentada, esta última parece ser un sucesor más prospectivo de nuestros teléfonos inteligentes. Enumeramos algunas razones más que respaldan este argumento a continuación.

conveniencia de uso

oppo inno day air glass proyector de chispa de vidrio de aire

Un auricular AR es liviano y fácil de manejar, ya que solo agrega algunos aspectos al mundo real en lugar de tener que crear un reino virtual completamente nuevo. En segundo lugar, la calidad de los gráficos de un auricular AR no está particularmente limitada en términos de resolución de la pantalla porque todavía vemos el mundo real en todo su esplendor. Debido a que la pantalla en un auricular AR debe renderizar y procesar menos elementos, puede confiar en un hardware menos exigente (o incluso en un teléfono inteligente) para sus necesidades de procesamiento. Por lo tanto, la mayoría de los auriculares AR están disponibles como un par de anteojos.

De hecho, empresas como Oppo y Qualcomm han auriculares AR diseñados para ser extensiones de teléfonos inteligentes. Si bien eso parece para los próximos años, colocar los auriculares AR en nuestras vidas reales en lugar de los teléfonos inteligentes parece ser el curso de evolución más natural, incluso si estamos a unos años de que eso suceda.

familiaridad

Concepto digital Primer plano de gafas inteligentes con interfaz gráfica de usuario.
Imágenes falsas/Olemedia

Solo en los EE. UU., casi 200 millones de personas usan anteojos para corregir la visión, según el Consejo de Visión de Américamientras que el uso global se sitúa en más de dos mil millones. Estas estadísticas testifican que la humanidad tiene una relación íntima con las gafas, y la ha tenido durante varios siglos.

En general, la gente tiende a gravitar hacia productos que son familiares para ellos, y esta familiaridad con los anteojos puede ser potencialmente una fuerza impulsora significativa para la adopción de anteojos AR. En comparación, la realidad virtual sigue siendo relativamente exclusiva para los entusiastas y profesionales que la usan para jugar, experimentar el multiverso o aprender. A partir de 2020, la cantidad de usuarios de AR fue reportado casi 1,5 veces la de la realidad virtual, y se espera que la brecha se amplíe en los próximos años.

Un joven muestra sus gafas 'Spectacles'.
Chesnot/Getty Images

Uno de los contribuyentes más importantes al uso de AR, incluso sin gafas AR dedicadas, son los filtros en las aplicaciones de redes sociales como Snapchat, Instagram, TikTok, etc. A medida que nos acercamos a un futuro con una penetración más profunda de AR, podemos esperar que nuestras interacciones sociales se enriquezcan significativamente con el uso de AR.

¿No sería emocionante escuchar el nombre de alguien en un entorno social solo una vez y no olvidarlo porque sus lentes AR lo recuerdan y lo muestran frente a sus ojos sin que la otra persona lo sepa? Eso es lo que podría permitir una evolución de los teléfonos inteligentes a las gafas AR.

Tu entorno diario, amplificado

Además del crecimiento de tecnologías como AR y VR, podemos esperar que el aprendizaje automático (ML) y la inteligencia artificial (IA) prosperen en los próximos años. Asumiendo La IA no se vuelve sensible y conquistar el mundo, se espera que la visión artificial mejore en un futuro próximo. Con este avance, la probabilidad de que la IA analice el mundo en nuestro nombre mientras lo miramos a través de nuestras gafas AR es excepcionalmente alta.

la nvidia notas, la visión por computadora, también conocida como inteligencia de video, se puede usar para identificar objetos, rostros, gestos, poses y el flujo óptico general. Junto con la computación en la nube, la visión por computadora puede estar ampliamente disponible y ser razonablemente económica para que las empresas la implementen en sus anteojos AR.

¡Imagínese poder presenciar el mundo como Iron Man! Con las gafas AR convirtiéndose en parte de nuestras vidas, la humanidad obtendrá un superpoder que los teléfonos nunca podrán replicar.

El creciente interés de las grandes tecnológicas en AR

Un hombre prueba unas gafas AR.
gallina Chunchen/VCG a través de Getty Images

La evidencia sugiere que casi todo lo que toca Apple se vuelve tan caliente como el oro. Los rumoreados auriculares AR de Apple son se espera que llegue a “finales de 2024”, pero es interés en la tecnología probablemente pueda impulsar a toda la industria de los teléfonos inteligentes por un camino completamente nuevo. Según el analista de Apple Ming Chi-Kuo, Apple incluso planea reemplazar el iPhone con gafas AR en los próximos diez años. Eso parece ser muy plausible dado el crecimiento de la tecnología.

Incluso antes de Apple, vemos marcas menos comunes como Oppo demostrando el caso de uso de las gafas AR como extensiones de los teléfonos inteligentes. Simplemente reemplace el teléfono inteligente con procesamiento en la nube, y deberíamos tener un auricular AR independiente diseñado para vincularlo a un jardín amurallado.

Simultáneamente, las gafas AR de Meta podrían llegar a los estantes meses antes de Apple. Teniendo en cuenta que la empresa tiene una cartera muy exitosa de auriculares Oculus VR, su éxito con la realidad aumentada y las experiencias de metaverso está casi garantizado.

Y aunque Google Glass y Microsoft HoloLens pueden haber llegado temprano al mercado, la experiencia de las empresas con la visión por computadora les permitirá ofrecer experiencias AR integradas con los sistemas operativos más utilizados en el mundo: Android y Windows.

Problemas que las gafas AR no resolverán

personas inmersas en el uso de sus teléfonos inteligentes en un tren subterráneo.
Zhang Peng/Getty

Es probable que AR domine sustancialmente nuestra vida social y personal en el futuro, pero los problemas asociados con los teléfonos inteligentes de hoy también podrían pasar a tecnologías futuras. Las personas pueden esperar y experimentar la misma “subida de dopamina” que se dice que proporcionan los teléfonos. La zonificación o el bloqueo selectivo de ciertos aspectos de la realidad pueden ser más accesibles, mientras que retirarse de una realidad convincentemente objetiva puede volverse más complejo que simplemente presionar el botón de encendido de nuestros teléfonos inteligentes.

Al mismo tiempo, existen desafíos significativos para los ingenieros que desarrollan anteojos AR probados en el tiempo. Mapear y calibrar AR para que sea preciso puede requerir una amplia infraestructura de sensores y redes inalámbricas ultrarrápidas. La mejor manera de resolver este problema será establecer una red de malla omnipresente de máquina a máquina (M2M) en la que cada máquina o dispositivo interactúe con todos los demás dispositivos. No solo eso, cada objeto físico, edificio y quizás incluso elementos naturales en el mundo deberán complementarse con sensores. De esta manera, cada dispositivo transmitirá su información en lugar de que las gafas AR tengan que detectar e identificar objetos en su entorno. Eso en sí será una tarea gigantesca. Mientras tanto, los problemas de seguridad y privacidad abren otra lata de gusanos en la que no tenemos tiempo de sumergirnos.

Por último, eliminar los sesgos en la IA será uno de los desafíos importantes que los ingenieros deberán abordar. A diferencia de los humanos, las computadoras no conocen ni experimentan emociones inherentemente. Enseñarles a juzgar y, lo que es más importante, a respetar los valores humanos será una ardua tarea.

Recomendaciones de los editores






Leave a Reply

Your email address will not be published.